Tag Archive alazanes

PorEquipo Web Alazanes de Granma

Concentrado del equipo Granma de béisbol avanza en preparación

Carlos Martí Santos, director del Equipo Granma de Béisbol mostró satisfacción con los resultados del entrenamiento que recibe un conjunto peloteros con vistas a fortalecer la preselección para la 60 Serie Nacional.

Mantener la forma física de los atletas y el fortalecimiento del bateo han sido los pilares durante estas seis semanas declaró a CNC TV Digital, el experimentado guía de los Alazanes.

Una vez concluida la 44 Serie Provincial de Béisbol, se anunciará la preselección de los Alazanes, en la cual deben ingresar peloteros con rendimiento sostenido durante el torneo local.

Un equipo renovado con nuevas figuras junto a los jugadores de mayor experiencia Guillermo Avilés, Carlos Benítez, Osvaldo Abreu y Yulian Milán, caracterizó Martí Matos a la futura nómina de los Alazanes para la venidera temporada.

Referido a los jugadores noveles, prefirió no mencionar posibles integrantes, al tiempo que elogió las condiciones ofensivas de Guillermo García García, uno de los prospectos que debe ganar mayor protagonismo este año.

Lázaro Cedeño, uno de los peloteros que fue convocado, causó baja del concentrado y no jugará la 60 SNB.

Referido al tope amistoso con la preselección de Holguín, destacó su importancia como vía de preparación técnica, adaptación de los bateadores y conocer a los lanzadores contrarios.

Interrogado sobre la posible inclusión de Yordanis Samón aseguró no tener ningún impedimento para que el estelar bateador integre la selección, pero El bombardero del Dorado no ha mostrado intención de retornar a la novena de Granma.

Reconoció que existen las condiciones mínimas para entrenar y se recibe el apoyo de las autoridades de la provincia, especialmente con la alimentación en el Hotel Sierra Maestra de Bayamo.

PorAdministrador

Out 27: El reino de los Alazanes

Las Tunas.- De los brazos de Alaín Sánchez y Raidel Martínez, los Alazanes de Granma mantuvieron su reinado en nuestra Serie Nacional, al derrotar en el séptimo juego de la final 3-2 a los Leñadores de Las Tunas, en un estadio Julio Antonio Mella que vivió de tensión en tensión hasta que Yoekis Céspedes atrapara el fly de Rafael Viñales, último out del partido.

El refuerzo villaclareño estuvo impecable en la lomita hasta el noveno capítulo, cuando permitió el tercer hit del primer bate Yunieski Larduet y luego triple del líder de los bateadores de la temporada, Jorge Yhonson, silenciado hasta ese momento en los play off, lo cual hizo soñar a más de un aficionado local con al menos un empate.

En su auxilio, el mentor granmense envió al box a Raidel Martínez por sexta ocasión consecutiva como apagafuego y el pinareño resolvió la situación, a pesar de soportar metrallazo de Yosvani Alarcón, Alexander Ayala y Yunior Paumier, en tanto se benefició sobremanera con un mal corrido de base del receptor tunero, sorprendido al intentar robarse la segunda almohadilla.

La ofensiva visitante marcó la primera del partido en el inning de apertura, cuando se combinaron hit de Yordan Manduley, base semintencional a Alfredo Despaigne y cañonazo del capitán Carlos Benítez, mientras la segunda apareció en quinto gracias a par de sencillos de Céspedes y Roel Santos y elevado remolcador de Manduley.

La tercera y a la postre decisiva anotación, todas frente al abridor Yariel Rodríguez, sobrevendría un capítulo más tarde. Despaigne pegó tubey, Benítez continuó con incogible y tras pelotazo a Lázaro Cedeño, el avileño Raúl González levantó palomón impulsador al jardín derecho.

Finalizó así pasadas las 5:00 de la tarde de este viernes el desafío conclusivo de una serie que deja luces y sombras en la pasión de todos los cubanos.

Moralejas del partido y de la serie

– El pitcheo de Alaín fue tan dominante que no sobrepasó los 100 envíos en ocho entradas, no regaló boletos y apenas permitió cinco hits, tres de ellos de Yunieski Larduet. “Es el juego más importante de mi carrera deportiva”, aseguró el tricampeón nacional, quien había ganado antes con Villa Clara y Ciego de Ávila. Fue el más valioso jugador de la postemporada.

-Exacto el cambio de Yoelkis Céspedes para la custodia del jardín derecho en el séptimo partido, pues no solo pegó par de indiscutibles, anotó la importante segunda carrera, sino que hizo alarde de su potente brazo cuando Las Tunas amenazó con empatar en el noveno.

-El receptor Yosvani Alarcón no olvidará jamás que fue sorprendido cuando en sus piernas estaba el empate de la final. Lo increíble de la jugada es que el máscara apenas había salido cuatro veces al robo en toda la temporada. Sus lágrimas de vergüenza son admirables.

-Con decisiones controvertidas, pero una extrema confianza en sus jugadores, Carlos Martí sorteó fácil la marea yumurina en semifinales (4-1) y luego dirigió la más difícil de sus dos finales consecutivas con una carta de triunfo secreta, Alaín Sánchez, quien de tercer abridor para la postemporada se erigió en el más valioso del conjunto bayamés con cuatro sonrisas de las ocho conseguidas.

-La versatilidad del incombustible Santos, la maestría y oportunidad de Manduley, la efectividad de Benítez con corredores en base, la fortaleza remolcadora de Raúl (15 remolcadas y tres jonrones en play off) y la estabilidad de Guillermo Avilés fueron las armas -fundamentales de los Alazanes, sin olvidar al rascacielo Lázaro Blanco y lo hecho por los refuerzos Yolexis La Rosa, Geydi Soler, Ulfrido García y el mencionado Raidel.

-Con esta corona, Martí entró en la historia como el decimocuarto mentor con al menos dos sonrisas en nuestros clásicos y es el noveno con dos máximos galardones al hilo.

– “Siempre un triunfo enorgullece, pero este ha más sido peleado que el primero por la resistencia de los tuneros, a quienes también felicito. Esta victoria se lo dedico al autor intelectual de nuestra Revolución en el día de su natalicio, José Martí, y al Comandante en Jefe, Fidel Castro, que tanto hizo porque tuviéramos este béisbol, dijo emocionado el director con el mismo apellido que el Apóstol.

-Finaliza una campaña en la que si bien la afición retornó con más deseos a los estadios, se impone seguir pensando en opciones para enriquecer el espectáculo más allá del encuentro beisbolero.

– Toca decidir a la comisión nacional de la disciplina cuestiones demandadas como pitcheo libre para la final, arrastrar solo los resultados entre los equipos que clasifican a la segunda etapa y diferenciar la estimulación monetaria de los peloteros tras finalizar la primera ronda.

-La rivalidad vivida en esta campaña todavía puede acompañarse de más calidad y mejores pensamientos tácticos. Por el momento los Alazanes galopan felices, del otro Pablo Civil consuela las hachas encendidos de sus pupilos. Para ambos un aplauso de Cuba entera.

Fuente: Cubadebate

PorAdministrador

Alazanes conquistan su segundo cetro en la historia del béisbol cubano

Los Alazanes de Granma conquistaron hoy su segundo cetro en el Campeonato cubano de béisbol, al imponerse a Las Tunas en el match por la corona, en siete partidos, cuatro victorias contra tres.

Los granmenses, dirigidos una vez más por Carlos Martí, sumaron esta corona a la conseguida la temporada anterior, la 2016-2017, cuando vencieron en la final a Ciego de Ávila, por 4-0.

Carlos Martí se convirtió en el manager número 14 de la historia de las series nacionales en atesorar al menos dos títulos. Solo lo aventajan Jorge Fuentes (5), Ramón Carneado (4), Higinio Vélez (4), Rey Vicente Anglada (3), Alfonso Urquiola (3), Pedro Jova (3), Antonio Pacheco (3) y Roger Machado (3).

Con esta victoria global, Granma alcanzó a los extintos equipos Citricultores y Habana en la tabla histórica de campeones, con dos cetros.

Por delante aparecen Industriales (12), Santiago de Cuba (8), Vegueros (6), Villa Clara (5), Pinar del Río (4), Henequeneros (3), Ciego de Ávila (3) y Azucareros (3).

Vale destacar que muchos expertos consideran a Vegueros como la versión anterior a Pinar del Río (o sea, los pinareños sumarían 10 títulos), mientras Henequeneros y Citricultores representaban ambos a la provincia Matanzas.

De paso, Granma volverá a la Serie del Caribe por segundo año consecutivo.

Desde la reinserción de Cuba en el torneo regional solo cuatro equipos de la Serie Nacional aseguraron su boleto: Villa Clara, Pinar del Río (campeón en San Juan-2015), Ciego de Ávila y Granma.

Fuente: Portal de la CNC

PorAdministrador

Roel Santos, la flecha

Las estadísticas clásicas de Roel Santos en la final de la 57 Serie Nacional son impresionantes. El hombre proa de los Alazanes granmenses batea para 611, con 11 jits en 18 turnos y promedio de embasado de 708 en cinco partidos.

En total, Santos ha entrado 17 veces en circulación y, aunque solo ha podido anotar en cinco oportunidades, su presencia en las almohadillas ha desestabilizado por completo a la defensa de los Leñadores de Las Tunas, demasiado preocupados por la velocidad del patrullero central.

La cumbre en el rendimiento de Roel llegó en los tres encuentros del Mártires de Barbados, ganados cada uno de ellos por la tropa de Carlos Martí, que dio un vuelco a la final y se colocó a solo una victoria del bicampeonato.

Frente a su gente, Santos eslabonó una cadena de siete jits consecutivos y 11 turnos en fila entrando en circulación, esta última todavía ininterrumpida, por lo que tendremos que seguir pendientes de su evolución en los próximos días.

«Me entero contigo de todo lo que está pasando, yo solo he salido a jugar concentrado en ganar el campeonato, tranquilo en cada acción del partido y buscando siempre estar en base para desequilibrar a la defensa contraria», aseguró Roel en diálogo con nuestro diario.

«He intentado también los robos, tratando en cada ocasión tener una buena salida para tomarle el mayor tiempo posible a los lanzadores. Pero lo más importante ha sido la producción de carreras en un momento que el equipo lo necesitaba al máximo porque estábamos 0-2 debajo en el play off», añadió el patrullero central, satisfecho luego de darle la vuelta a la serie.

«Supimos salir de atrás y sacar tres victorias en nuestro estadio, pero queda todavía trabajo por hacer. Queremos rematar en el sexto partido, algo que no será fácil, porque Las Tunas se ha visto muy bien pese a ser su primera final», concluyó Santos.

PorAdministrador

Final de la pelota cubana: la galopada de los Alazanes

Tres golpes, tres coces violentas y consecutivas de los Alazanes a los Leñadores han puesto de cabeza la gran final de la pelota cubana. Lo que parecía no es y lo que es, es lo que la mayoría de los especialistas pensaban y lo que buena parte del público –excepción hecha de los fans tuneros– quería.

No hablo de que Granma estuviera delante a estas alturas, luego de llegar a su feudo con la soga al cuello tras las dos derrotas en el Julio Antonio Mella. No. Eso, si acaso, solo los más optimistas seguidores de los Alazanes podían vaticinarlo.

Tampoco de que la tropa de Las Tunas, infalible en su estadio, fuera derribada por el ánimo feroz de los granmenses y –aunque lo intentó, es justo decirlo– no lograra sacar provecho de su arma favorita contra los Azules de Industriales: la remontada.

Hablo, en cambio, de un play off cerrado –si no por todos los marcadores al menos sí por la batalla en el terreno–, convertido en una montaña rusa de emociones, en un manicomio donde todo es posible y en el que las gradas cargan protagonismo y catalizan lo que ocurre en la grama.

También de una final que regresa a donde comenzó, que –aun sin equipos históricos ni representantes del occidente cubano– ha despertado pasiones a lo largo de la Isla y que tendrá que decidirse in extremis, en un sexto o séptimo partido al que los dos contendientes llegarán con los dientes apretados y las ilusiones a toda vela.

Granma se presentó ante sus parciales con no pocos cuestionamientos –la no inclusión de Lázaro Cedeño en el line up, el más recurrente–, pero nunca con los brazos caídos. Carlos Martí dio un golpe de timón, puso a Cedeño como designado, y sus caballos se soltaron a batear. A galopar.

Varias son las claves de lo sucedido en el Mártires de Bárbados. La primera, la voluntad y confianza de unos Alazanes que pagaron a Las Tunas con la misma moneda con que les sometieran en el Mella.

Béisbol cubano: ¿La era de los Alazanes?

Salvo en el cuarto juego, el único duelo de pitcheo meritorio hasta ahora –aunque los abridores Lázaro Blanco y Luis Ángel Gómez no tuvieron responsabilidad en el resultado definitivo–, esa ha sido la tónica de la final: en las primeras entradas los dueños de casa han explotado a los lanzadores rivales y sacado la ventaja suficiente para capear cualquier rebelión. Vladimir Baños, el martes, y Yoalkis Cruz, este jueves, fueron víctimas de esta realidad.

Clave ha sido también el aporte de los refuerzos granmenses, en especial de los últimos incorporados al equipo. Yordan Manduley, Raúl González y Raidel Martínez han dado la razón a Carlos Martí y acallado todas las críticas que siguieron a su selección por el experimentado manager.

Manduley ha sido un cerrojo en el campo corto y muy oportuno con el bate, González se ha vestido de slugger con tres jonrones y nueve impulsadas en Bayamo, y Martínez –una sola limpia en tres salidas– ha sido el matador que los Alazanes necesitaban para mellar el hacha a los Leñadores.

Por demás, quienes visten siempre el uniforme de Granma volvieron a responder ante los suyos. Roel Santos, desbordado como hombre proa; Avilés, ya consolidado en la inicial; Cedeño, respondiendo a la oportunidad merecida; Benítez, siempre fundamental con el bate; Lázaro Blanco, recuperado de su anterior revés, y Leandro Martínez, con un relevo decisivo, son ejemplos diáfanos de la grandeza del campeón. Eso, sin hablar del respaldo anímico que representa Alfredo Despaigne.

Con estas armas, los granmenses han extendido a ocho sus victorias consecutivas en postemporadas.

Los tuneros, en cambio, se han visto ansiosos, inseguros. Ante la confianza galopante de los actuales monarcas, los retadores han dado muestras de su inexperiencia en finales. Su defensa ha hecho aguas –nueve errores en tres desafíos, varios de ellos determinantes– y sus bateadores, aunque no han dejado de sonar el madero, han pecado de improductivos a la hora cero.

Incluso dando más jits y recibiendo más boletos que los Alazanes en dos de sus tres derrotas en Bayamo, fueron incapaces de llevar esos hombres rumbo al plato.

No hay, sin embargo, que equivocarse: los Leñadores no están acabados. Aun perdiendo tres al hilo, dieron la cara en el Mártires de Barbados y dejaron claro que son de los que mueren con las botas puestas.

En el Mella estarán nuevamente aupados por un público incondicional, que los siguió en la carretera y no ha perdido la esperanza de ver a su equipo coronado. Su filosofía para la instancia decisiva está más que clara: luchar y luchar.

“Respetamos a Granma, pero va a tener que pelear muy duro en Las Tunas”, dijo el incombustible Danel Castro luego de la tercera derrota. Con ese espíritu ya domaron en sus predios a los Leones de la capital y los Alazanes no podrán descuidarse.

La tarde de este sábado los dos equipos tendrán que darlo todo. Emplear todos los emergentes necesarios, exprimir sin miramientos el bullpen. Como si fuera el último juego, como si no hubiese mañana.

A los Leñadores, una victoria les devolvería la ventaja psicológica y los pondría a las puertas del título soñado. A los Alazanes les evitaría el incómodo trance del séptimo partido y, lo más importante, les permitiría retener el gallardete. Sería el colofón de su –por ahora– indetenible galopada.

Fuente: beisbolencuba.com

PorAdministrador

Remontan los alazanes y están a un paso de revalidar su corona

Con Raúl González vestido de jonronero, Granma vapuleó hoy por 11-5 a Las Tunas en el quinto partido de lagran final del béisbol cubano y se situó a un triunfo de revalidar el título nacional.

Los campeones defensores perdieron los dos primeros partidos del match por la corona y muchos comenzaron a dudar de sus posibilidades, pero las aguas tomaron su nivel y lograron revertir la situación con sendas victorias en los duelos tres, cuatro y cinco, todos en su cuartel general, el parque Mártires de Barbados de  Bayamo.

Como viene siendo habitual en este enfrentamiento, el choque de este jueves quedó prácticamente decidido en el primer tercio, reflejo fiel del pobre talento existente en el área del pitcheo abridor en el país.

Las acciones llegaron igualadas 1-1 al tercer capítulo, cuando Granma puso mucha tierra de por medio al fabricar un interminable rally de siete carreras, coronado por cuadrangular con bases llenas de Raúl González, quien se encuentra inmerso en su quinta final consecutiva.

En el ramillete influyeron un boleto, dos pelotazos y tres sencillos, además del panorámico jonrón por la franja izquierda del estadio.

A esas alturas del partido ya habían desfilado cuatro lanzadores de Las Tunas, incluido el inefectivo abridor Yoelkis Cruz, quien se quedó sin balas para los playoff tras liderar el departamento de juegos ganados en la campaña regular, con 14.

González volvió a llevarse las cercas del jardín izquierdo en el quinto inning, sin corredores en base, para poner el cotejo 9-1, un poco más cerca del fuera de combate.

Era su tercer cuadrangular en la gran final.

Cuando todo parecía definido, Las Tunas reaccionó y de qué manera en el principio del sexto inning, al explotar ruidosamente al abridor rival Ulfrido García, quien llegó a tirar 95 millas por hora.

En esa ocasión, los Leñadores marcaron cuatro rayas con dos boletos y cinco hits, incluido el doblete de dos carreras del Yunieski Larduet.

El rally pudo ser mayor, pero, con bases llenas y un out, el relevista Yosber Zulueta ponchó al cuarto bate Yosvani Alarcón y dominó a Alexander Ayala para clausurar el inning.

Con el duelo 9-5 se arribó al último tercio del partido.

Y los tuneros volvieron a la carga en el séptimo episodio, al llenar las bases con un out, momento en el cual salió Zulueta del montículo y en su lugar entró el derecho Raidel Martínez, el as del relevo de Granma.

Martínez, en conteo de dos strikes y una bola, dominó a Larduet en rodado por segunda base, que sirvió para jugada de doble-play, con la cual cerró el inning sin carreras y permitió a los campeones conservar la ventaja de cuatro.

Después de eso todo transcurrió sin sobresaltos y Granma aseguró la victoria para ponerse al frente en la gran final por 3-2.

Incluso, en el octavo rollo, los granmenses se dieron el lujo de marcar otras dos anotaciones por bambinazo con un hombre en base de Yordan Manduley, a lo profundo del bosque izquierdo, para sellar el marcador 11-5 definitivo.

Sin duda, González se robó el show con su descomunal performance de sencillo, doblete y dos jonrones en cuatro veces al bate, con cinco carreras empujadas y dos anotadas.

Ulfrido García se llevó el crédito de la victoria, al “caminar” cinco entradas y un tercio, con 10 hits admitidos y cinco carreras soportadas, además de repartir cuatro ponches y regalar dos boletos.

Martínez salvó el encuentro, con brillante faena de dos entradas y dos tercios en blanco.

Con este resultado, Granma logró su tercer triunfo consecutivo, todos en casa, y quedó a solo uno de alzar el trofeo de campeón por segunda temporada al hilo, ambas con Carlos Martí en funciones de manager y Alfredo Despaigne como superestrella.

Mañana será día de descanso y traslado hacia los predios de los Leñadores; y el sábado estos equipos dirimirán el sexto partido de la serie, pactada al mejor de siete.

En ese choque, el lanzador de los tuneros será el derecho Yariel Rodríguez, mientras por Granma todavía no hay nadie designado oficialmente para tirar las serpentinas.

PorAdministrador

“Nunca he buscado nada personal”, Martí

Tomado del Blog Zona de Strike

Cuando Granma estaba cerca de ganar la corona de Cuba, Martí  comenzó a experimentar una “especie de sensación que jamás había vivido en tantos años en la pelota”. Se sentía cerca de tocar el cielo con las manos, el sueño de toda una vida.

Después de caer el último out, él quiso salir caminando para el box y no pudo. Dice que un  “ejército de muchachos” se lo impidió, pero tal vez fue el instinto el que lo mantuvo inmóvil allí, en el lugar ideal para repasar más de cuatro décadas de sacrificios.

Momentos antes de partir para una nueva empresa, repasamos con él los instantes del triunfo, tuvimos acceso a las fotos de su boda con Adis –hace 36 años-, sentimos la emoción de abrazar a su madre el día de la victoria y conocimos un poco más al hombre que hasta en medio de una gravedad –en el 2013- no pudo renunciar al béisbol.

-En estos días ha tenido muchas entrevistas, casi todas ahondaron más en lo técnico que en lo humano. Por eso quisiéramos saber qué pasaba por la mente y el corazón de Carlos Martí cuando faltaban unos segundos para la obtención de un campeonato.

-Uno piensa en millones de cosas, lo primero es que, sinceramente, nunca me imaginé que ganaríamos con tanta holgura contra Ciego de Ávila. Cuando se veía venir la victoria, empecé a sentir una especie de sensación que jamás había vivido en tantos años en la pelota.

“Me decía, cómo este equipo ha logrado esta hazaña, porque aparte del modesto granito de arena que yo haya puesto, ellos, los peloteros, son los fundamentales en el éxito, sobre todo porque obtuvieron la clasificación cuando pocos la esperaban, fueron dándose cuenta que podían y llegó el resultado.

-¿Qué hizo cuando cae el último out ante Ciego de Ávila?

-Para mí ese fue el juego más tenso de todos, tenía una emoción interna, no sabía qué hacer, si coger para allá, si sentarme… pero como ese out fue un fly a tercera base, el grupo completo salió corriendo hacia el box, yo me quedé en el banco, porque traté de llegar caminando, pero no pude, por el ‘ejército de muchachos’ que iba corriendo. Entonces, sentado tranquilo, descompensé, diría yo,  las tensiones  de estos 45 años de trabajo.

-Usted  dijo que le parecía haber tocado el cielo con las manos.

-Es que no me imaginé esto. Yo gané un campeonato con Orientales, cuando la pelota era mucho más fuerte, he estado en torneos internacionales con equipos juveniles, que hemos alcanzado la victoria. Sin embargo, esta sensación con Granma es única, no existen palabras para describirla, resulta muy difícil.

-¿Por qué esa persistencia en asumir una tarea tan compleja como la dirección de un equipo de béisbol? ¿Ha sido buscando una satisfacción personal?

-Yo les digo la verdad: nunca he buscado nada personal. Llevo siempre en mí ese proverbio martiano que el Jefe de la Revolución predicaba mucho: “Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”. Sí quería que la provincia tuviera un resultado para cuando me fuera hubiera un logro, pero nunca he buscado un mérito especial ni pensé que me hiciera falta porque, como les repito, vivo con ese concepto de José Martí.

-En ninguna de las entrevistas que concedió el 22 de enero pudo contener las emociones.

-Había de todo, nervios, emoción, tensión, algo raro por haber obtenido lo que parecía imposible. No es fácil vivir un momento como ese, en el que hay 40 mil, no sé… 50 mil personas,  dentro y fuera del estadio.

“El que no se ponga tenso en juegos como esos, es porque no tiene sangre en las venas. Pienso que lo importante es tratar de controlar la emoción para que los atletas no se den cuenta, porque cuando ven que el guía pierde el control eso puede repercutir en ellos. Es decir, debemos tratar de que las tensiones no se noten mucho”.

-Usted ha insistido en el papel importante que desempeña la familia de los atletas. ¿Cuánto influye  en un resultado deportivo?

-No sabría llevarlo a un número, pero es un porcentaje grande. En estos trajines uno se pasa mucho tiempo fuera de la casa y todo el mundo sabe la situación en que vivimos, hay escaseces, cuestiones personales que se deben resolver… entonces, vale mucho el apoyo  de la familia, que los hijos estén bien protegidos y tengan lo indispensable. Los vecinos también son importantes, te cuidan, te apoyan.

Para los atletas es algo esencial. Deben tener el menor número de preocupaciones cuando están en un terreno de pelota.

-¿Qué les dijeron sus hijas y su esposa cuando Granma obtuvo este histórico triunfo?

-Todavía no hemos podido hablar mucho después de la victoria. Adis Sánchez, mi esposa, y Bía (Beatriz), mi hija menor, estaban en el terreno. Ellas vivieron esto como si hubieran sido protagonistas de los juegos. Mi otra hija,  que reside en Estados Unidos, María de Jesús, me llamó enseguida, apenas se terminó el partido.

¿Y el encuentro con su mamá?

-Eso fue lo más grande (se sonroja y unas lágrimas aparecen en los ojos).  La caravana venía y me bajé a abrazarla… (hace  una pausa y aparta la mirada).

-¿Qué edad tiene su mamá, Amada Santos?

-Va a cumplir 92 años.

-¿Cuántas llamadas ha recibido en estos días?

-Cientos, de Cuba y del exterior, de Angola, Estados Unidos y de Brasil. Uno de los que llamó, desde ese último país, fue Triana, el médico que estuvo con el equipo durante muchos años. Él siempre nos apoyó desde el principio de la serie.

-¿Cuando estuvo enfermo,  pensó que era el final de su carrera?

-Yo estuve mal, no tenía intenciones de seguir porque la salud está por encima de todo; debo agradecer a todos los médicos, los riñones son delicados y no se puede tener alta la tensión arterial. Cuando me recuperé,  me di cuenta que todavía tenía un poquito de energía, entonces los doctores me aconsejaron que no cogiera lucha -algo que es muy difícil-, y siguiera con el plan médico.

“Una de las cosas que más me motivó a continuar es que hubo una renovación este año. O sea, que la Dirección de Deportes en la provincia, al plantearme que debía continuar en esta tarea, me expresó que no había compromiso previo de lugar. Así proyectamos un equipo nuevo, sin presión ninguna”.

-Algunos decían que esta era su última serie. ¿Después de este campeonato qué pasará con la vida de Carlos Martí?

-Eso no lo he decidido, no lo he pensado. Yo siempre he dicho que mientras me sienta en condiciones  voy a seguir en la pelota, no de mánager, pero sí en otras funciones. Si la salud me acompaña puedo mantenerme  trabajando, sea de asesor, de consultante, no sé. Lo difícil para mí sería encerrarme en mi casa solo a leer periódicos o a buscar el pan.

En Granma hay gente joven, con perspectivas, gente que puede dirigir, yo puedo dar, modestamente, algún consejo. Dirigir es un rato, la pelota es más que eso, la pelota sí es mi vida desde que tenía 15 años y me fui para la Eide.

-¿Entonces este no es el último torneo nacional del mánager del equipo Granma?

-No puedo decir que sí ni que no, estoy indeciso. Yo solo no tomaría esa decisión. Necesita calma, habría que analizarla bien y consultarla con las autoridades, con la familia, con varias personas. Y la decisión que tome que sea la mejor para la provincia, para el béisbol.

-Hay especialistas que ahora, después de esta victoria, es que han venido a descubrir las virtudes personales y técnicas de Carlos Martí y a darse cuenta de que tiene las potencialidades de dirigir en el Clásico Mundial. ¿Por qué cree que ha sucedido eso?

-A mí me extraña que descubran a uno ahora. Llevo más de 40 años en la pelota y mi temperamento siempre ha sido el mismo.Quizás cuando joven tenía otra energía, pero mi carácter no ha cambiado. La experiencia se ha acumulado, por supuesto, como pasa en todas las esferas de la vida.  Trabajé al lado de Jorge Fuentes como auxiliar durante años y con varios equipos durante buen tiempo. Es cierto que algunos órganos de prensa se han dado cuenta ahora de que existo. Ya he dicho, honestamente, que mi objetivo no es dirigir, sino ser útil. Lo del Clásico Mundial, bienvenido. Todo lo que sea béisbol, yo estoy ahí, aunque sea un juego de pelota entre Bayamo y Cautillo. Voy a cumplir 68 años, el 16 de febrero, y he estado en esto en las buenas y en malas, y voy a continuar hasta que me den las fuerzas.

-¿Qué le diría hoy a sus seguidores y a sus detractores?

-A los seguidores que sigan apoyando al equipo,  a la provincia, que el béisbol es bonito, que mueve multitudes, que hemos vivido momentos lindos con la alegría del pueblo. Hay detractores técnicos, que critican si tocó o no tocó, o hizo esta o aquella jugada, eso es bueno, le da vida a la pelota, pero los detractores de otro tipo no les diría nada, que se sumen, lo mejor en la vida es hacer el bien.

PorAdministrador

La experiencia es extraordinaria, Samón Matamoros

Siempre pensé –y lo seguiré pensando- que la Liga Mexicana de Béisbol iba a ser un escenario apropiado para que Yordanis Samón Matamoros impusiera su recio bateo. Creí, incluso, que le podría ser más fácil insertarse en ese entorno que al mismísimo Alfredo Despaigne Rodríguez. Sin embargo me equivoqué; ni lo uno ni lo otro. El Bombardero de El Dorado regresó a casa con una enorme insatisfacción después de ser cesado por Los Piratas de Campeche por bajo rendimiento.

Realmente Samón apenas tuvo tiempo para tomarle el pulso al pitcheo rival (¿acaso 18 veces al bate prueban la valía de un pelotero?). Pero, el club estaba urgido de ofensiva y en un desorbitado intento por acceder a la pos temporada –fallido a la postre- cambió al cubano por el norteño Matt Young.  Así es el béisbol profesional, eso también lo debe aprender el criollo.

Más allá de las urgencias de los filibusteros, tengo la percepción de que a Samón le jugó una mala pasada su extremo apego a la Patria, a sus costumbres. “La diferencia es grande. Aquí estamos habituados a que alguien nos vaya guiando en lo que debemos hacer. Todo está organizado en el día, allí cada quien tiene que planificarse bien, para comer, entrenar, y al final del partido regresar a un hotel por tus medios.

“Tienes que ordenar la vida como un nativo y se hace difícil; tienes que buscarte un espacio para entrenar, que casi nunca lo hay porque por la mañana no se puede o no tienes un técnico con quien ir al estadio y hay que aprovechar después que termina un juego a las 10 de la noche para hacer algo cada uno por su cuenta”, dice mientras sus palabras se tornan tenaces.

“Yo estaba en el juego y estaba pensando dónde íbamos a comer al terminarse el partido. Nada igual que aquí que tienes un bufé, una guagua que te lleva al estadio y te trae para los juegos, incluso si quieres ir a entrenar”.

Caer de “fly” en medio de un entorno desconocido tiene su precio, cobrado de manera excesiva porque a priori se desconocía el destino, las intenciones o sencillamente lo elemental para estar preparado psicológicamente.

“Nos fuimos de aquí de la provincia (él y Despaigne) sin saber para dónde íbamos. Nos dijeron que era para La Habana a una reunión, nadie nos habló de que sería para ir a jugar a México. Cuando nos dieron la noticia lo primero que planteamos fue que llevábamos, aproximadamente un mes sin entrenar, sin estar activo.

“Pensábamos que podríamos tener un tiempo de adaptación al llegar a equipo; el béisbol de allí no está a un nivel como el de aquí, pero si hay que prepararse para jugar. Nosotros habíamos terminado la Serie Nacional y estábamos aquí sin hacer nada. Además, siempre acostumbramos a tener 15 o 20 días de preparación cuando hacemos la preselección o equipo, luego salimos.  Realmente ahora no estábamos preparados.

“La experiencia es extraordinaria, fuimos los primeros y aprendimos bastante. En lo adelante lo que hay es que perfeccionarla, ir con tiempo para adaptarse. Pero es una buena idea del país”.

A parte de este preámbulo ¿cómo vivió Samón entre Los Piratas?

Las relaciones son muy diferentes que las que uno tiene de las series nacionales. Uno está en su taquilla para esperar el juego, solo salen al terreno a calentar los nueve que van a jugar, algo que nos incomodó un poco porque estamos acostumbrados a que antes de empezar un partido todo el mundo esté en función de eso. Pero allí no, cada cual hace su trabajo. No hay análisis de nada, no hay meeting.

Llegas al estadio sobre las 4:30; ahí te pones la ropa de entrenar y te dicen vamos a dar 20 batazos… te los dosifican pero ya, de ahí para adelante tú no sabes cuándo vas a hacer una resistencia, cuando hacer pesa, tramos… Si quieres hacer algo eso es por tu cuenta, pero es muy difícil porque vas a jugar a las 7:00, las 8:00, ¿y vas a correr 20 minutos?

No hay preparación física planificada ni un técnico que la dosifique, como se lleva aquí. En todo este tiempo un día hicimos pesas y otro dimos cuatro tramos de carrera, porque nosotros quisimos.

¿Fue realmente este cambio brusco el que condicionó el bajo rendimiento?  Todos pensamos que ibas a “descoser” la pelota y no fue así.

Hay muchos factores, pero el bajo rendimiento lo atribuyo, fundamentalmente, a no tener una buena preparación, a llegar a un equipo que está en apuros, que aspira a la clasificación, y no tener muchas oportunidades al bate; además tuve que jugar en los jardines, que para mí es una preocupación adicional,  y por encima de eso hacerlo de noche, que ya no es habitual en Cuba.

Sin embargo con Isla de la Juventud jugaste en los jardines y no mermaron tus estadísticas…

Sí, pero tenía un gran director (Armando Johnson), que al llegar a la Isla, en el mes y medio de preparación,  conversaba a diario conmigo y me decía que lo que pasara allá atrás no había problemas, pero aquí en Campeche era diferente porque se estaba jugando todos los días un desafío que le hacía falta al equipo y si no lo hacías bien no podías seguir. Teníamos una gran responsabilidad. Era como que te dijeran “de tú actuación depende la clasificación del equipo, no puedes fallar”.

¿Influyó en algo la gran cantidad de trabajo acumulado desde la preparación para el III Clásico y luego la temporada?

No, no influyó mucho. Pienso que si nos hubieran llamado terminando la Serie Nacional el rendimiento hubiera sido distinto, o si hubiera ido unos 15 días antes para insertarme en el equipo.

¿Realmente la incursión en esta Liga puede ayudar en algo al béisbol cubano?

Creo que sí. Enfrentarse a otro tipo de pitcheo a otro campeonato puede elevar nuestro nivel; aunque también se puede ir a otros países (Japón, Corea, Taipéi de China).

A propósito del pitcheo ¿cuán difícil es?

Es un pitcheo muy inteligente, se basa en muchos rompimientos, en cambios de bolas, sliders, curvas, que aquí no los hay con mucha frecuencia. Además, hay serpentineros de República Dominicana, Venezuela, México que tienen mucha calidad, experiencia y diferentes estilos. Los zurdos abridores tiran mucho cambio de bolas y screwball, y cuando te tiran una recta casi siempre es para cerrarte. De manera general el pitcheo es mejor que el nuestro en el sentido del control y de localizar los lanzamientos.

¿Pero en Cuba le das palo a cualquiera?

Aquí uno se prepara más. Viene a lanzar fulano de tal y tú dices, recta, recta y quizás un slider o una curvita…  y te preparas para eso. Además, uno conoce más o menos cómo pide el cátcher.

Por ejemplo, Freddy Asiel, que es uno de los lanzadores más difíciles, conmigo preferentemente cuando tiene corredores en bases me va a tirar por el lado del brazo un sinker, no me va a tirar una curva que se queda ahí o una recta afuera que yo la pueda batear fácil para el derecho… Otro, Yoelkis Cruz, si se mete por al lado me tira sinker pero cuando se queda tres cuarto o me tira tenedor o me tira slaider… El caso de Odrisamer, cuando él para el guante tira recta o cambio, cuando lo acuesta tira slider…

Así más o menos vas conociendo los lanzadores y por muy buenos que sean le bateas con cierta comodidad.

¿Eso quiere decir –entre otras cosas- que bateas avisado?

Te los encuentras tantas veces que ya los conoces. Allá no. De momento te pitchea un dominicano que tu jamás has visto, incluso ni los de allí porque puede que haya llegado nuevo; yo debuté frente a un cerrador que tiraba rectas de más de 90 millas y cambios con un gran contraste.

¿Entonces tu mecánica de bateo se sustenta principalmente en el estudio del rival?

La mecánica de bateo de uno se sustenta en pensar que la mayoría va a venir con rectas, porque si hay cinco pitcher en Cuba que tiran un cambio de bola son muchos. Aquí todos los pitchers te tiran una recta o tiran un sliders.

¡Ah!, lo que vi allí. Los chamaquitos esos ya tienen 16 años y en la academia que están profundizan en el control –tienen gran control- y en tirar de todo, aquí casi siempre te dicen estas muy nuevo para estar tirando un cambio u otros envíos difíciles, entonces te tiran rectas y sliders, allí no, allí te están tirando de todo desde los 16 años.

Tú carta de presentación siempre ha sido la recia ofensiva, sin embargo nunca has podido hacer un equipo Cuba a un torneo elite, ¿después de esta incursión en México todavía tienes esperanzas de vestir la franela de las cuatro letras?

Difícil, lo vi ahora para el Tercer Clásico. Cuando hicieron la preselección estaba bateando 313, no se me olvida, y no me convocaron. Todo parece indicar que él tenía intenciones de llevar  a Malleta (fue el que llevó a la gira por Asia) y no estaba bateando, entonces trajo a Luis Felipe Rivera que no había hecho la preparación previa, aunque en ese momento promediaba por los 340.

¿Quién es él?

Víctor Mesa, el jefe de la pelota aquí.

¿No será que estás prejuiciado con él?

En la preselección antes de ir al tope en México al tipo no le gustaba que yo bateara. Cuando terminaban los partidos a los pitcher que yo le bateaba le metía recital, ¡pero duro! Los mismos chamacos me decían ´oiga compadre el tipo no te quiere porque en vez de ponerse contento porque estas bateando mira lo que hace´.

“Recuerdo que en un partido por la noche di tres hits. A Lahera le di hit y empate el juego, luego a Alexánder en el noveno le abrí con sencillo… y el tipo decía vayan a ver sáquenle out a ese guajiro que anda suelto aquí.

“Al otro día ante el juego me dice Samón pasa palante, mira hoy tuvimos una reunión y tú haces en la preselección el número 51. Eso fue delante de todos. (porque él se lo ha gana´o, porque ha cambia´o su forma, ya se ríe, se lleva mejor con los demás) y todo el mundo cuando termina eso me dice ´viste ese tipo como tú has bateado aquí y has acabado mira lo que viene a meter´.

“Después dijo ´la preselección del Clásico se iba a hacer de 50 pero como tú has rendido aquí te incluimos, haces el 51´, tipo chantaje. En el otro juego que echamos por la televisión dije: deja que tiren para acá lo que les dé la gana si ya con eso el tipo me habló claro, yo no voy al equipo Cuba.

Pero fuiste a México…

Sí, jugamos dos juegos, di hit, jonrón, y ya no jugué más. Al llegar al aeropuerto mandaron a Jorge Fuentes y cuando estaba esperando que salieran las maletas me dijo ´te quedas en tu provincia que ya no vas a seguir más con nosotros´.

El mensaje había sido claro. Si estas en un lugar donde está Pito Abreu y Malleta y estas bateado, rolling para allá, línea para acá, tienes aspiración de algo;  pero cuando estas próximo a una gira importante el tipo te dice que haces el 51, eso quiere decir que en 25 yo no entro.

¿Algún problema personal?

A él lo que le cae mal es que desde el año pasado cuando yo estuve en la preselección batee bien para estar en el equipo. Además, en las series nacionales –tanto cuando dirigía a Villa Clara como ahora con Matanzas-  siempre le caigo a palos, como él es quien lleva el pitcheo no soporta eso.  Siempre pasa así. Este año fui a Matanzas con Granma y le di dos jonrones, tubey… y con la Isla lo acribillé… ¡ni hablar de eso!

Sin embargo, hubo un incidente desagradable entre ustedes en la pasada temporada…

Sí, eso fue después de las giras y antes de hacer la preselección definitiva para el Clásico. Fui a coger la pelota y le di con el pie al chamaco (Víctor Víctor). En eso él pidió tiempo y salió mandao diciéndome cosas: ´oye tú métete conmigo…´. El estadio estaba lleno y el tipo se paraba, apuntaba para donde yo estaba y le decía a la gente como que yo no iba a ir a ningún lado (hace gestos de guillotina).

“El chequeador me dijo, lo mejor que hiciste fue no contestarle porque iba a ser peor para ti y yo le dije ´se ve bien que todo el mundo le tiene miedo´, porque el árbitro de primera tenía que botarlo, estaba ahí cerca y escuchó todas las barbaridades que el otro me dijo y no hizo nada.

“Hasta ese incidente con su hijo fue como algo cuadra´o”.

Para finalizar, volvamos al tema México ¿hay posibilidades de que Samón vuelva a estar con los Piratas?

El dueño del equipo conversó conmigo antes de venir para acá. Fue bastante claro conmigo. Me dijo que necesitaba ahora una gente que estuviera rindiendo en el campeonato, un primer bate. Me sugirió que tuviera una buena temporada, que si se hacían los ajustes debía entrar con el equipo a principios del próximo campeonato.